La Amnesia del Tiempo: el culpable de nuestras atrocidades

La historia se repite una y otra vez aduciendo demencia temporal para justificar su accionar indigno y desgarrador. Se vale de la ira, la rabia, la impunidad y tantos otras emociones colectivas acumuladas en el tiempo para dramatizar lo que se ha hecho por siglos. Niños llorando siendo atravesados por ballestas y siendo despojados de sus inocentes vidas a merced de monstruos sin alma o cordura. Hombres y mujeres masacrados como escorias por un cuerpos poseídos de energías sedienta de carne obrera: Llenos de ensañamiento y furia enajenada. Dar muerte al que tiene una voz potente y que se le teme porque en el fondo tiene razón. Nadie puede vivir con es peso en sus consciencia. ¿Cuál es el pecado de la humanidad para merecer ese final tan brutal? Esbirros que matan y aniquilan obedeciendo a sus amos que no se ensucian ni las mangas de sus camisas, que se creen civilizados y son más sanguinarios que una bestia actuando por instinto. Se llenan la boca de diplomacia y desoyen los gritos de dolor de sus víctimas. No importa cuántas veces alguien escriba estas líneas o quien las lea, al final todo se volverá a repetir porque el tiempo no recuerda lo que pasó y lo seguirá repitiendo. Si fuéramos conscientes de lo que pasó ayer y de cada detalle de nuestra historia como seres humanos, no haríamos tanto mal a las personas y no las haríamos sufrir. La matanza es una de las tantas formas que ha hecho el ser humano a través de los tiempos, pero hay otras como el engaño o la estafa. Somos humanos por supuesto y cometemos errores, pero si por lo menos fuéramos conscientes de cómo nuestras acciones afectan al resto y practicáramos más la empatía como lo hacía Carl Rogers, las astrocidades del pasado serían simplemente eso: “atrocidades del pasado”. Sin embargo, no pensamos en el resto cuando queremos hacer algo y nuestro Ego, aquel ente omnipotente que creemos que es dueño de nuestras vidas termina por hacer las acciones más injustas e injustificadas jamás imaginadas. Gracias a ello es que somos racistas, xenófobos, clasistas, homófobos, etc. Empecé escribiendo algo desgarrador que incluía la participación de muchos actores que fueron víctimas y victimarios, pero que en el fondo todo se reduce a nuestras acciones. Todos tenemos la facultad de elegir y decidimos cómo nos conducimos en y con nuestro entorno. Si promulgamos la violencia que no nos sorprenda que tarde o temprano seamos atacados o ultrajados. En conclusión, no repitamos los mismos patrones de nuestros padres, abuelos o bisabuelos…de una vez se tiene que romper con la cadena interminable de errores propiciados por la mala memoria y el tiempo que en vez de curar heridas, las anestesia para que cuando otra tragedia grande o pequeña se avecine, se sienta como la primera vez. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s